REVISTA MUFACE. Nº 244. VERANO 2018
Se encuentra en: MUFACE/ Servicio Provincial de Murcia
Área MUFACE
Servicio Provincial de Murcia

Objetivo: facilitar la vida a los mutualistas

Atiende a un colectivo de más de 53.000 personas entre titulares y beneficiarios, donde los docentes son los más numerosos. Un total de 20 trabajadores públicos, entre funcionarios y personal laboral, conforman el Servicio Provincial de Murcia.

CHUS SÁEZ
Servicio Provincial de Zaragoza

La geografía de esta Comunidad Autónoma y su magnífica costa, desde San Pedro del Pinatar hasta Águilas, pasando por el Mar Menor, Cartagena y Mazarrón, la convierten en un destino idóneo para el descanso vacacional y muchos mutualistas disfrutan de ello. “Esto hace que aumente el trabajo de manera considerable en vacaciones y fiestas, lo que conlleva planificar con antelación las necesidades del servicio”, señala su directora provincial, Maravillas Blanes.

El funcionamiento diario es similar al del resto de servicios provinciales: gestionar los procedimientos administrativos, proporcionar talonarios, atender solicitudes de todo tipo de prestaciones, afiliación, alta y baja de beneficiarios… Su directora, sin embargo, destaca que el eje fundamental del mutualismo administrativo es la asistencia sanitaria. “Los problemas que se plantean son siempre muy humanos y, con frecuencia, graves. Ahí es donde tratamos de añadir ese plus de cercanía y empatía en el que estamos convencidos que debemos trabajar”.

En primera línea

“La labor principal de la gestión de un Servicio Provincial es la atención al público”, apunta Blanes. “Estamos en la primera línea de contacto entre el organismo y el mutualista”, por lo que “el personal es consciente que de la eficacia y calidad de nuestro trabajo dependen las sensaciones positivas y negativas. En definitiva, sabemos que tenemos una obligación que consiste en simplificar y agilizar los procedimientos, facilitando la vida a los mutualistas”.

La directora destaca la capacidad de adaptación de la organización y sus trabajadores a los cambios, así como su afán de superación. Estar al día ha supuesto adaptarse a las novedades en la gestión. “Es el caso de nuestro trabajador más veterano, que ha pasado de las fichas manuales a realizar su trabajo a través de todas las aplicaciones disponibles de la Mutualidad: Mercurio, firma electrónica, Geiser, Sigma..., de ahí que le hayamos apodado cariñosamente como ‘Geiserman’”.

Las nuevas tecnologías también supusieron una revolución, una nueva manera de trabajar, tanto en las aplicaciones internas como en las diseñadas hacia el exterior: solicitud de talonarios de recetas a través de la app de MUFACE o la consulta de la revista de MUFACE a través de la web. “Nuestros mutualistas inmersos en la Administración electrónica han experimentado un cambio de mentalidad en cuanto a la evidencia de la mejora cuantitativa y cualitativa; además, cada vez se realizan más trámites y se solicitan otros nuevos, como la receta electrónica, lo que demuestra que nuestro colectivo está preparado para el nuevo reto”, explica Blanes. Por ello, la modernización tecnológica se ha convertido en uno de los ejes que inspiran los 25 proyectos puestos en marcha en el actual Plan de Impulso de MUFACE”.

Variedad de anécdotas

Por otra parte, la atención al público supone vivencias y gran cantidad de anécdotas, señalan los trabajadores de este Servicio Provincial. “Una de ellas tiene que ver con la revisión de recetas habituales, donde se observó un gran número de recetas firmadas como ‘Dra. Susy’. Una vez comprobado, la ‘doctora’ era el acrónimo de los médicos ‘sustitutos’. Unos mutualistas obsequiosos que nos regalan poemas o bizcochos caseros... En otra ocasión, actuaciones sanitarias: una compañera se atragantó con un caramelo, una mutualista se percató y, sin pensárselo, le realizó la maniobra de Heimlich, consiguiendo un final feliz”.

También recuerdan un episodio muy jocoso: “Ante la pregunta del funcionario sobre el resguardo de talonarios (R4) cumplimentado y firmado para solicitar otro, ‘¿Ha traído el R4?’, el mutualistas contestó: ‘No, he venido en Vespa’”. Además, rememoran escenas entrañables, “como cuando descubrimos entre un catálogo de una entidad médica 500.000 pesetas de las de antes, y el profundo agradecimiento del mutualista al recibir en su casa por parte del funcionario el dinero extraviado”.

Los trabajadores de esta unidad hacen gala de una intensa actividad y siguen poniendo el énfasis, a pesar de los años, “en el mantenimiento del espíritu de MUFACE”. “Y todo ello se refleja –en palabras de Blanes– en la gran familia que formamos, que determina un sentimiento común y el orgullo de pertenecer a este organismo”.

Ángel Miguel Carrión, afán de superación

Ángel Royo López

“Han pasado más de 42 años y recuerdo como si fuera ayer mi primer día en MUFACE, con tan solo 18 años y la ilusión del primer trabajo”. Ángel Miguel Carrión recuerda la andadura: “Un local cedido por la antigua Mutualidad de Enseñanza Primaria y la plantilla formada por tres personas”. Un montón de instrucciones del director general García Pascual para un proyecto por el que, “debido a nuestra inexperiencia, pasamos por momentos difíciles, dudas, inseguridad y la presión del breve tiempo para afiliar a un nutrido número de funcionarios que querían realizar su alta”. Colas muy largas de futuros mutualistas y el agradecimiento a la ayuda de la Policía Nacional para mantener el orden. En la actualidad, con 60 años ya cumplidos, Carrión se reafirma en su “ilusión diaria por poder trabajar en un lugar como este” y más que nada “por la suerte de tener a mi lado a un grupo de personas inigualables”.

Tratamos de añadir ese plus de cercanía y empatía con el que estamos convencidos que debemos trabajar

Maravillas Blanes, directora provincial

Úrsula Hernández

“Tengo el sentimiento de pertenecer a una gran familia, la de MUFACE”

Esta madrileña, licenciada en Derecho (E-1) por la Universidad Pontificia de Comillas, recuerda que en las pruebas orales de acceso al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado le tocó precisamente la defensa del Régimen Especial de Seguridad Social de los Funcionarios Civiles del Estado. Y ahí comenzó su relación con MUFACE. Hoy es la veterana de los directores provinciales y desde 1991 está ligada a la Región de Murcia.

¿Qué valoración hace del capital humano del Servicio Provincial?

Es extraordinario el grado de implicación, de compromiso y de profesionalidad. Me siento muy orgullosa de dirigir un equipo de personas que trabaja con cariño, y que tiene el sentimiento de pertenecer a una gran familia, la de MUFACE.

Es la decana de los servicios provinciales. ¿Qué destacaría al respecto?

Principalmente, la capacidad de adaptación de la organización y sus trabajadores a los cambios de la sociedad y de la propia Administración. Una evolución siempre positiva hacia la consolidación del modelo MUFACE a lo largo de los años. Y, como afirma nuestro director general, el organismo vive hoy momentos de renovación, estabilidad y apoyo institucional al modelo.

¿Qué valora más de su trabajo?

Realizarme como persona y como profesional siendo servidora o gestora de servicios públicos, con todo lo que eso implica. Satisfacción personal y laboral por ayudar a personas, en ocasiones con problemas graves. Y su respuesta inmediata, una sonrisa, un abrazo…, no hay nada que compense más.

¿Qué retos se plantea?

Los cambios son rápidos y hay que responder a las demandas. Tenemos que estar atentos a los nuevos requerimientos de nuestro colectivo y adaptarnos para seguir siendo un organismo de referencia dentro de la Administración española.

¿Qué hitos han marcado su carrera profesional en MUFACE?

El recuerdo cariñoso y de profunda admiración para José Antonio Sánchez Velayos, mi primer director general, para muchos el gran artífice de la primera reforma y maestro de muchos. Y la magnífica labor de todos los directores y directoras generales con los que he trabajado. Ha sido una suerte trabajar con personas que han llegado a ocupar cargos en las más altas instituciones del Estado, como Ana María Pastor, actual presidenta del Congreso. Y un cariñoso y grato recuerdo de todos los trabajadores que han pasado por este Servicio Provincial; sin ellos, los éxitos no se hubieran alcanzado.

XHTML Válido. Acceso al validador on-line. Ventana nueva AA CSS válido