REVISTA MUFACE. Nº 244. VERANO 2018
Se encuentra en: Mayores / Volver al pueblo / Entrevista a Aurelio García Bermúdez
Área de mayores
Aurelio García Bermúdez, presidente de la Red Española de Desarrollo Rural (REDR)

“Si en los pueblos hay que hacer frente a muchas carencias de servicios, en el caso de los mayores se multiplican”

Aurelio García Bermúdez sostiene que los mayores son un pilar fundamental en las familias y en el tejido socioeconómico de las zonas rurales, pero la falta de servicios –principalmente sociales y de salud– impide que el colectivo fije en ellas su residencia. En su opinión, es necesario solventar esos problemas e incluir a los mayores en las políticas de desarrollo local para evitar el despoblamiento de los municipios.

L.s.v.

¿Qué papel desempeñan los jubilados que regresan a sus lugares de origen en la vida de los municipios pequeños?

En primer lugar, son fundamentales como pilares de las estructuras familiares. No solo son un apoyo para su familia, sino que aportan una visión única y original: tradiciones, conocimientos..., en todo el tejido socioeconómico de los territorios rurales. Constituyen un fuerte elemento de cohesión intergeneracional, son transmisores de valores y de experiencias inmateriales cuyo valor es incalculable.

¿Cuáles son los problemas de este colectivo en estos entornos?

Especialmente, como en el resto del medio rural, son problemas vinculados a la falta de servicios. En el caso de los mayores, la situación se agrava porque necesitan aún más cuidados sociales y de salud. También, debido al éxodo rural, sobre todo de los más jóvenes, en demasiadas ocasiones los mayores del medio rural tienen que hacer frente a la soledad y el aislamiento. Dentro de esa falta de servicios encontramos todo tipo de obstáculos: escaso o nulo acceso a un transporte de calidad, malas comunicaciones y conexiones telefónicas, falta de servicios comerciales básicos, así como acceso a bancos o cajeros, falta de seguridad... Por decirlo de algún modo, si los habitantes del medio rural tienen que hacer frente a muchísimas carencias de servicios, en el caso de nuestros mayores la dificultad se multiplica.

El envejecimiento activo es uno de los retos. ¿Es posible en las zonas rurales?

Sí, por supuesto. Es más, la calidad de vida que aportan las zonas rurales (entornos menos contaminados, mejor calidad del aire, menor estrés, vínculos sociales y familiares más arraigados) puede ser de hecho una oportunidad y un incentivo para potenciar el envejecimiento activo en los pueblos. Sin embargo, no podemos olvidar que para que esto sea posible, antes es necesario asegurar muchos de los servicios antes mencionados, cosa que, hasta ahora, no ha ocurrido. Solo podemos impulsar el envejecimiento activo en el medio rural si acompañamos este esfuerzo con una dotación de servicios digna.

¿La formación de mancomunidades es la alternativa más factible?

Es una alternativa, pero no la única. Hemos visto proyectos de todo tipo, como servicios móviles de asistencia sanitaria o entidades bancarias, por ejemplo, que acortarían distancias y solucionarían muchos problemas que padecen nuestros mayores en el medio rural. Desde REDR creemos que para solucionar los problemas del medio rural debemos apostar por nuestros territorios, no darles la espalda. Es necesaria una mayor financiación, mejor coordinación, una apuesta por las entidades locales como los grupos de Acción Local, que conocen de primera mano la realidad rural porque llevan más de dos décadas trabajando por un desarrollo sostenible de los pueblos. No hay una sola solución, pero sí hace falta una única visión firme y convencida de que es posible hacer del medio rural un lugar ideal para vivir, también –y especialmente– para los mayores y jubilados.

¿Qué políticas se deberían activar para retener a los mayores y fijar a la población más joven?

Desde REDR, llevamos muchos años pidiendo que se reactive la Ley de Desarrollo Sostenible del Medio Rural de 2007. El propio Congreso aprobó en 2017 una moción en la que se instaba al Gobierno a reactivarla, una propuesta para enfrentar el reto demográfico y la lucha contra la despoblación con una política de Estado para el desarrollo rural sostenible. Es necesario que las instituciones europeas, nacionales y regionales incluyan políticas transversales de apoyo a mayores en todos los programas de Desarrollo Rural, algo que a día de hoy no se hace. Además, sería necesario reforzar la metodología LEADER –iniciativa europea para movilizar y fomentar el desarrollo rural–, gestionada por los grupos de Acción Local, que tan buenos resultados ha dado en las últimas dos décadas. La mitad de los municipios españoles –más de 4.000– están en riesgo de extinción, ya que se enfrentan a la situación de quedar totalmente despoblados a medio y largo plazo.

Fotografías
Aurelio García Bermúdez

Hace falta una visión firme y convencida de que es posible hacer del medio rural un lugar ideal para vivir, especialmente para los mayores

Descagar Revista MUFACE impresa en formato pdf
XHTML Válido. Acceso al validador on-line. Ventana nueva AA CSS válido