REVISTA MUFACE. Nº 243. PRIMAVERA 2018
Se encuentra en: Salud/ Calidad del aire / Entrevista a Julio Díaz
Área Salud

Julio Díaz, jefe del Departamento de Epidemiología y Bioestadística de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

“La contaminación ambiental es un problema de salud gravísimo”

Julio Díaz es un referente internacional en el estudio de los efectos que la contaminación tiene sobre la salud. Desde el Instituto de Salud Carlos III, ha dirigido el trabajo más completo (con datos de todas las provincias españolas) que se ha realizado hasta la fecha y que ha corroborado que la contaminación ambiental es un grave problema de salud.

J. BARBERÁ

Cuando en los medios de comunicación hablamos de contaminación atmosférica, ¿somos precisos?

En realidad habría que referirse a la contaminación atmosférica química, porque hay otro tipo de contaminación, como la acústica, a la que no se le presta la debida atención a pesar de que sus efectos son parecidos.

¿Cuáles son, entonces, los principales contaminantes químicos?

En las ciudades, los principales contaminantes los componen cuatro tipos de partículas, ya que el SO2 despareció prácticamente con la sustitución del carbón por las calderas de gas. Estas partículas son las PM10 (partículas en suspensión de diámetro menor a 10 micras), PM2,5 (menores de 2,5 micras), el NO2 (dióxido de nitrógeno) y el ozono troposférico, que es el que respiramos sobre todo en verano porque se activa con la luz solar

¿Son los vehículos a motor las principales fuentes de emisiones? Y, si es así, ¿contaminan más los diesel como se dice?

Así es. Los vehículos diesel producen el doble de NO2 y muchas más partículas PM que los de gasolina, pero, sobre todo, PM 2,5. Cuanto más finas o pequeñas son las partículas que se emiten, mayor riesgo hay para la salud. En lo que respecta a los coches con motor híbrido, ahora en boga, además de funcionar en parte con batería eléctrica y consumir gasolina, añaden la ventaja de no hacer ruido.

¿Por qué ha mencionado de nuevo el tema del ruido?

Porque el impacto de la contaminación acústica tiene, como poco, la misma relevancia que la atmosférica química, aunque parezca increíble.

Los medios hablamos demasiado de las cifras de muertos que produce la contaminación e incluso asistimos a una especie de ceremonia de la confusión como consecuencia de los diferentes baremos que utilizan las fuentes de las que tomamos los datos. ¿Qué se nos está escapando?

Efectivamente, si los datos estadísticos que se aportan son confusos restan credibilidad a las informaciones, y tal vez diluyan el contenido del mensaje. Además, no aportan datos más que acerca de la mortalidad que, con ser importantes, solo ocupan la punta de una imaginaria pirámide. La base de dicha pirámide es donde está la morbilidad a más largo plazo, con el resultado de que las PM2,5 son potencialmente un carcinogénico de primer orden y podría ser responsable de tumores de pulmón, mama, riñón, vejiga, aparato digestivo y también de patologías neurológicas como el Alzheimer o episodios de ansiedad, bajo peso al nacer, partos prematuros… Es decir, que tal vez haya que cambiar discurso y mensaje y fijarnos más en estas consecuencias a medio y largo plazo.

Según su opinión, ¿cuál es el mensaje que deberíamos dar?

Que la contaminación atmosférica representa un problema de salud pública gravísimo. De hecho, produce seis veces más muertes que los accidentes de tráfico.

Aparte de los vehículos a motor, ¿existen otros contaminantes peligrosos y menos conocidos?

Además del ozono que se “activa” a través de la combinación de los gases que emiten los motores y la luz solar, hoy sabemos que el 70% de NO2 proviene de los motores de los coches, y que el 60% de la PM10 también se desprende de los motores, pero hay que tener en cuenta que el 40% restante viene del polvo del Sáhara, los incendios y la quema de biomasa.

En Madrid, una de las ciudades españolas más contaminadas, junto con Barcelona, se han adoptado distintas medidas como reducir la velocidad de la M-30 a 70 km/h y otras con relación no aparcar en el centro de la ciudad, ¿estas medidas son realmente eficaces?

Tomar medidas como las de reducción de velocidad de la M-30 o prohibir aparcar en la almendra central de Madrid son poco eficaces porque no reducen más que un 2 a 3% la contaminación. Sin embargo, sí fue efectivo, en el caso de esta ciudad, cerrar la Gran Vía al tráfico, ya que se produjo una reducción del 20% de la contaminación

¿Se sabe, o se han hecho estudios para averiguar qué porcentaje de mejora en la salud puede aportar un aire más limpio?

Calculamos que reduciendo un 10% de PM10 se reduce la mortalidad en torno al 6%. Así que depende mucho de nosotros.

¿Qué medidas de concienciación, podemos adoptar y desde dónde?

Deben adoptarse medidas educacionales desde los colegios y los medios de comunicación, tanto coyunturales como estructurales. En el caso de las ciudades, cuando haya picos de contaminación que solo circulen los coches adquiridos después de 2005, que son los menos contaminantes. Además de eso, en dichas situaciones, sería preciso mejorar el transporte público y que fuera gratuito.

Fotografías
Julio Díaz

El impacto de la contaminación acústica tiene, como poco, la misma relevancia que la atmosférica química

Reduciendo un 10% de PM10 se reduce la mortalidad en torno al 6%

XHTML Válido. Acceso al validador on-line. Ventana nueva AA CSS válido