REVISTA MUFACE. Nº 243. PRIMAVERA 2018
Se encuentra en: Educación / Profesión docente: cómo atraer a los mejores
Educación

Profesión docente: cómo atraer a los mejores

La Unión Europea y la OCDE están preocupadas por el progresivo envejecimiento de los enseñantes. Solo un 10% tiene menos de 30 años, por lo que hará falta completar las plantillas con miles de nuevos profesores en los próximos tres lustros. La escuela se encuentra de nuevo en la encrucijada: cómo afrontar el revelo generacional bajo parámetros de calidad, o lo que es lo mismo, cómo atraer a los mejores hacia las aulas.

DANIEL VILA
Profesión docente

“Es crucial invertir en el profesorado”; así rezaban las conclusiones del Consejo Europeo de mayo de 2014, que ya instaban a los ministerios de los distintos países a aumentar la calidad de la profesión docente y a hacerla más prestigiosa. El comisario de Educación de la UE, Tibor Navracsics, lo entiende así: “Se debe seleccionar concienzudamente al profesorado, proporcionarle una formación eficaz y adecuada, retenerlo en su puesto, brindarle apoyo en las primeras fases de su carrera profesional y ofrecerle regularmente oportunidades para poner al día sus aptitudes y competencias”.

Los profesores menores de 30 años son cada vez menos en las plantillas de los colegios públicos, hasta el punto de que se han reducido prácticamente a la mitad en la última década. Según el informe Población docente envejecida, el porcentaje de profesores menores de 40 años en España es del 34,2%, una cifra ligeramente por encima del promedio de la UE. Y es que este no es un problema que afecte en exclusiva a nuestro país, pues existe una tendencia similar en Alemania, Italia, Luxemburgo, Estonia, Suecia o Islandia, tanto en Educación Primaria como en Secundaria. En este sentido, la OCDE recomienda desarrollar políticas para hacer de la docencia algo “sugerente” y “atractivo”, con criterios de remuneración ajustados a las demandas de hoy.

Subcomisión

Cómo elegir a los profesores, formarlos a lo largo de su carrera y contar con los mejores es precisamente uno de los 15 capítulos que analiza la subcomisión creada el pasado mes de enero en el Congreso de los Diputados para alcanzar un Pacto de Estado Social y Político por la Educación. Mientras desarrolla sus trabajos, multitud de estudios, informes y expertos coinciden en que el relevo en el aula debe ir en paralelo a una reforma profunda que remueva los cimientos de una profesión que, además, reclama un mayor reconocimiento social. En la encuesta TALIS 2013, el 90% de los docentes de la UE declara estar satisfecho con su trabajo y su entorno escolar, aunque no llegan al 19% quienes perciben que su labor recibe la valoración que merece. El nuevo gurú de la educación, el británico Richard Gerver, cree que los profesores “deberían actuar y ser tratados como profesionales. La razón por la que muchos de ellos están desmotivados –señala en una entrevista– es porque sienten que han perdido la capacidad de actuar”.

En su reciente Life long Teacher. Ser docente a lo largo de la vida, un libro editado por el Colegio Oficial de Docentes, los especialistas de la Universidad Autónoma de Madrid, Javier Valle y Jesús Manso, lo exponen con claridad: “Atender a la cuestión docente ayudaría a mejorar significativamente nuestro sistema educativo”. Valle y Manso creen que las relaciones entre educación, sociedad y docencia se asemejan al triángulo de las Bermudas, “porque cuando alguien se acerca a ellas corre el riesgo de perderse…”; pero concluyen que en esas relaciones hay tres pilares básicos: “El prestigio de la profesión; la implicación de la sociedad en el desarrollo del quehacer de los enseñantes, entendida esta como una participación colaborativa y enriquecedora; y la satisfacción profesional de los profesores”.

También son reveladoras las conclusiones de la encuesta Conectando la educación con el mundo real de WISE 2015, realizada por Gallup: el 60% de los más de 1.500 miembros de la comunidad mundial de la educación preguntados –profesores, estudiantes, recién graduados, responsables políticos y miembros del sector privado– afirma que la calidad de los profesores es el mayor desafío para la Educación Primaria y Secundaria, y otro 75% cree que las mayores oportunidades de desarrollo profesional son la clave para persuadir a los “profesores de alta calidad”.

Alumnos brillantes

Algunos países miembros de la OCDE han logrado rejuvenecer sus plantillas docentes –Bélgica, Canadá, Chile, Irlanda o Reino Unido– gracias a acertadas políticas de selección. Aunque cuando se trata de “atraer” y “retener” a los más sobresalientes, siempre surge el ejemplo de la multicitada Finlandia o destinos más lejanos como Singapur y Corea del Sur, sistemas donde el 100% del profesorado se recluta entre el tercio superior de los estudiantes, es decir, entre los de mejor expediente académico, una política que les ha llevado a obtener importantes resultados. Eso sí, en estos países no se han desatendido otros asuntos que rodean a sus maestros y han sabido arroparlos, de ahí el enorme prestigio social que tiene la docencia entre sus ciudadanos.

“Necesitamos convertir la profesión docente en una carrera atractiva”. Esta sería una de las ideas fundamentales del último Libro Blanco hecho público en 2015 por el equipo del profesor y filósofo José Antonio Marina. Ya en uno de sus últimos ensayos –Despertad al diplodocus…–, este catedrático habla de “recuperar la vitalidad y el ánimo para la escuela”, mientras que en el citado Libro Blanco considera que en nuestro sistema fallan la selección y la formación docente y que falta liderazgo entre los directores de centro; pero, sobre todo, Marina propone que, a los cuatro o cinco años que ahora dura el proceso de formación, se sumen otros dos de prácticas remuneradas supervisadas por un tutor, lo que se ha dado en llamar MIR educativo o docente.

El MIR docente

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, también apuesta “por la calidad de la enseñanza” y “por la mejor formación posible de los enseñantes”. Por eso su departamento ha presentado en enero la propuesta para impulsar “un programa de formación práctica tutorizada (MIR), en el que se trabajen todas y cada una de las funciones asociadas a la docencia”, un sistema de selección similar al de los médicos, que ahora cumple 40 años. Según el ministro, la iniciativa tendrá unos “beneficios que llegarán a toda la sociedad”; en ella se “compagina teoría y práctica”, tal como plantean los grupos parlamentarios, los decanos y directores de las facultades de Ciencias de la Educación y la Asociación Nacional de Estudiantes de Educación y Formación del Profesorado. “Nuestra propuesta cuenta con la participación de todos los implicados”, ha dicho Méndez de Vigo.

El MIR propugna un cambio en el modelo de acceso para evaluar tanto los conocimientos como las aptitudes docentes una vez superada una fase de formación práctica. Tras ese periodo inicial –Grado y Máster de profesorado–, el objetivo es establecer una primera prueba selectiva que evalúe los conocimientos de la especialidad y otros aspectos relacionados con la organización curricular y escolar, la gestión de centros, la administración y la legislación educativa. Al finalizar la fase de formación, y siempre que se haya obtenido la evaluación positiva, se pretende establecer una segunda prueba de oposición que tendrá por objeto comprobar la aptitud pedagógica.

El ministro ha recordado que más de la mitad de los comparecientes ante la subcomisión del Congreso que estudia el Pacto Educativo insisten en la importancia de la formación inicial del profesorado. Así, considera que el nuevo sistema debe ser “estable, permanente y previsible, con una carrera profesional basada en los principios de mérito y capacidad y sujeta a evaluación”.

Ventajas

Uno de los más firmes defensores de esta iniciativa es el expresidente del Consejo Escolar del Estado, Francisco López Rupérez, quien acaba de hacer público el documento Los porqués del MIR educativo. “Este proyecto –dice– integraría elementos que comparten los sistemas educativos con mejores resultados del mundo, y reposa en un modelo propio consolidado en el sector sanitario, exitoso, aceptado social y políticamente y perfectamente aplicable al ámbito docente”. Según el actual director de la cátedra de Políticas Educativas de la Universidad Camilo José Cela, el MIR docente también contribuiría a asegurar una igualdad real de oportunidades en toda España, “y recuperaría para el Estado el ejercicio efectivo de una de sus competencias básicas”.

La selección es solo la primera piedra del edificio docente; están por determinar otros aspectos clave, como las condiciones laborales, la carrera profesional, las vías de progreso y ascenso o el reconocimiento económico vinculado a la formación y la evaluación. El mensaje de la Unesco con motivo del último Día Mundial de los Docentes, el 5 de octubre de 2017, habla del “empoderamiento” de esta profesión. “Que los docentes estén empoderados –señala el organismo internacional– quiere decir que tengan acceso a una formación de calidad, a remuneraciones justas y a unas oportunidades de desarrollo profesional continuo”.

Fotografías
Profesión docente 01

La OCDE recomienda desarrollar políticas para hacer de la docencia algo “sugerente” y “atractivo”, con criterios de remuneración ajustados a las demandas de hoy

Profesión docente 02

El MIR educativo plantea un cambio en el modelo de acceso en el que se evalúen tanto los conocimientos como las aptitudes docentes una vez superada una fase de formación práctica

De temporales a fijos

Profesión docente 03

Reducir la tasa de temporalidad en la Administración es uno de los objetivos recogidos en la última Oferta de Empleo Público, refrendada en el acuerdo del pasado marzo entre el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y los representantes de los empleados públicos (CSIF, UGT y CC OO), un histórico plan en el que están involucradas las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Una de las finalidades del acuerdo es reducir en tres años la tasa de temporalidad para consolidar unos 250.000 puestos de trabajo.

En el caso de la Educación, dicha temporalidad afecta a cerca del 25% de la plantilla y a unas 98.800 plazas. Algunas comunidades autónomas ya han iniciado los respectivos procesos para permitir la conversión de sus trabajadores interinos en empleados fijos. Por ejemplo, el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado en diciembre la mayor oferta de empleo de los últimos 16 años, con 23.672 plazas, de las que el 84% –casi 20.000– se dedica a reducir la temporalidad en la que se encuentran muchos de los trabajadores de la Administración regional. Entre el personal docente, la oferta supone un total de 4.057 plazas, que se reparten entre maestros (2.424), profesores de Secundaria (1.314) o profesores técnicos de Formación Profesional (211).

También la Junta de Andalucía ha publicado en diciembre la primera de las ofertas extraordinarias de empleo público previstas en el proceso de estabilización, con 37.115 plazas. En el ámbito docente, la oferta contempla 6.000 plazas de los cuerpos de Secundaria, FP, Enseñanzas Artísticas e Idiomas. De ellas, 3.000 se convocarán en 2018 y otras 3.000 en 2020. El proceso de estabilización en su conjunto prevé un total de 12.603 plazas.

Profesión docente 04

En Finlandia, Singapur y Corea del Sur, el 100% del profesorado se recluta entre el tercio superior de los estudiantes, es decir, entre los de mejor expediente académico

Profesión docente 05
XHTML Válido. Acceso al validador on-line. Ventana nueva AA CSS válido