REVISTA MUFACE. Nº 246. INVIERNO 2018
Se encuentra en: / Mutualistas por el Mundo. Alexander Baz
Mutualistas por el mundo

Alexander Baz, jefe de Sección Económica y Presupuestaria en Berna

“Los suizos son muy amables pero muy reservados”

Pertenece al Cuerpo de Gestión de la Administración Civil del Estado desde 2005. Ha desarrollado su carrera administrativa en el SEPE, siendo director de oficina en Cádiz, Cáceres y Salamanca, donde también ha ejercido como jefe de Sección en la Dirección Provincial del INSS. Desde mayo de 2018, es jefe de Sección Económica y Presupuestaria en la Consejería de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en Berna (Suiza).

CARLOS BARRIO

Lleva solo medio año en Suiza, pero ya ha conocido muchos de los lugares emblemáticos del país, como Gruyére, Estavayer-le-Lac, Friburgo, Basilea, Thun…“Todos tienen un encanto especial”, dice el donostiarra Alexander Baz, a quien no le ha costado nada adaptarse a la vida de Berna, la capital, donde reside junto a su mujer y sus hijas de cuatro y seis años. Las pequeñas empezaron la escuela en agosto. “La educación es muy diferente a la española. Aquí les enseñan a hacer pan, a pelar fruta, a pintar con brocha, a cultivar… pasan mucho rato fuera del aula. Los niños aprenden jugando y eso ha sido clave para la educación de mis hijas, pues están empezando a hablar en alemán sin darse cuenta”.

En lo que también se distingue Suiza es en su alto nivel de vida. “El salario medio es de unos 75.000 euros al año”, explica Alexander. Hay que tener en cuenta el precio de algunos productos: “Un café cuesta entre cuatro y cinco euros, una cerveza no baja de seis euros y un menú, unos 60 euros. Pero lo realmente caro es la carne –65 euros el kilo de ternera– y el pollo, a 30 euros el kilo”. Tampoco se queda corto el alquiler de vivienda, que no baja de los 2.000 euros en las grandes ciudades “para un piso de tres habitaciones”. Sí destaca que todas “se alquilan en un estado excepcional, con materiales de primera calidad y muy buen aislamiento”.

En la cuna de las mejores relojerías del mundo, los horarios son muy distintos a los nuestros. “Suelen entrar a trabajar a las seis de la mañana, comen a partir de las 11.30 y cenan entre las 18 y las 19 horas”.

En lo referido a su idiosincrasia, a Baz le parece que los suizos “son muy amables pero muy reservados. Lo que más destaca es el civismo y la conciencia social de la gente. Es habitual encontrarte bicicletas sin candado, juguetes y pelotas en los parques a disposición de los niños o puestos de verdura sin dependiente, donde compras dejando el dinero en una caja”.

De Berna asegura que es una ciudad “muy cómoda, con apenas 140.000 habitantes y un transporte público excelente”. Destaca la ciudad vieja, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1983, “con calles empedradas, llenas de banderas del cantón y con inmensas galerías. No hay que perderse la catedral, la casa en la que vivió Albert Einstein, la Zytgloggeturm o Torre del Reloj, del siglo XII, y la sede del Parlamento Federal”. También aconseja cruzar el río Aare con el peculiar meandro que forma en torno a la ciudad y visitar el Bärenpark o Parque de los Osos y el Rosengarten o Jardín de las Rosas, que ofrece una buena panorámica de la ciudad. “Berna tiene mucha vida y buen ambiente universitario. Como anécdota, hay que saber que aquí estudió cinco años el actual líder de Corea del Norte, Kim Jong-un”.

De la gastronomía helvética, aparte del chocolate y el queso, Alexander resalta el Rösti, que se compone de patatas guisadas y luego fritas en sartén con mantequilla, y que es el plato nacional suizo. Otro placer del que ya está disfrutando es esquiar en los Alpes. “Conocíamos muchas estaciones españolas y en la mudanza no dudamos en meter los esquís". Hay varias pistas a unos 50 minutos de Berna”.

Su labor en la Consejería consiste en “atender los gastos corrientes y de mantenimiento del edificio de la Consejería de Trabajo, así como el de las oficinas de Ginebra y Zúrich y otros edificios. La Consejería tiene acreditación en Austria y Liechtenstein, por lo que también atendemos consultas de los españoles residentes allí”.

Como mutualista, afirma que “la asistencia sanitaria en Suiza es cien por cien privada, por lo que valoramos muy positivamente la cobertura que ofrece MUFACE. Podemos optar a cualquier servicio en igualdad de condiciones que los suizos”. También subraya el funcionamiento de la Sede Electrónica. “Hice el trámite de incluir a mis hijas como beneficiarias, y en apenas una semana recibí las tarjetas sanitarias”.

Fotografías
Alexander Baz

La educación es muy diferente a la española. Los niños aprenden jugando

Alexander Baz 01

El nivel de vida es muy alto. Un kilo de ternera puede costar 65 euros

XHTML Válido. Acceso al validador on-line. Ventana nueva AA CSS válido