REVISTA MUFACE. Nº 242. OCTUBRE-DICIEMBRE 2017
Se encuentra en: Área MUFACE / Premio de Pintura BBVA 2017
Área MUFACE
Premio de Pintura BBVA 2017

El arte como forma de vida

Estudiaron Bellas Artes por vocación, arriesgaron, y han conseguido hacer de esa ilusión una forma de vida. Ahora el jurado del Premio de Pintura BBVA 2017 ha destacado su obra otorgándoles un reconocimiento más a su larga trayectoria como creadores.

.

Optar por estudiar una carrera como Bellas Artes puede resultar arriesgado, habida cuenta de cómo está el panorama laboral. Pero ellos lo hicieron... y acertaron. Los tres autores premiados en la convocatoria de este año tienen en común algo más: a lo largo de los años han conseguido convertir su vocación en una forma de vida.

Desde la infancia

Andrés Castellanos, primer premio del certamen, reconoce que ha pintado siempre, “desde que tengo recuerdos”. Y lo hacía “incluso en los libros de texto de mi infancia, inventando personajes propios o copiando las ilustraciones, a pesar de las regañinas que recibía de mis profesores por pintar donde no debía”. Desde entonces, no ha dejado de crear, aunque lo ha conseguido en otros espacios. Estudió Bellas Artes en la UCM y se doctoró; después, su trabajo ha sido reconocido en numerosas ocasiones. Muy joven, obtuvo el tercer Premio de Dibujo en la exposición de alumnos de la Escuela de Bellas Artes de Madrid, el primer Premio de Dibujo Antonio Rincón o la Medalla de Plata de la Caja de Ahorros de Guadalajara. Su obra se encuentra hoy representada en museos como el de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

En estos momentos vive una etapa de plena maduración en la que asegura sentirse muy a gusto con lo que hace: “El arte, a diferencia de otras actividades, lleva un proceso de maduración muy lento, que a veces incluso nunca llega a producirse. Conozco a algunos pintores de mi promoción que, estando muy dotados, nunca llegaron a desarrollar una línea personal. Yo creo que he conseguido saber qué quiero hacer y eso es muy importante”.

Amor por los blancos

Javier Aoiz obtuvo el doctorado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid con una tesis dedicada a Los blancos en la cultura occidental. Más tarde, también estudió Derecho y obtuvo una plaza en la Agencia Tributaria, pero nunca se apartó de su vocación creativa. “Durante años he compaginado mi trabajo en la Delegación de Guzmán el Bueno de Madrid con las clases de la facultad, que me han aportado algunos de los momentos más felices de mi vida”.

Pero la pintura le ha reportado, además de felicidad, más de un premio. En 2001, en el I Certamen de Pintura de la Fundación Wellington y en el Villaseñor de Artes Plásticas de Ciudad Real; dos años más tarde también un primer premio en el XIXº Certamen Nacional de Pintura de Guadarrama; en 2005, el Premio-adquisición de Pintura MUFACE, en su primera edición; y ahora, el segundo premio de esta convocatoria con su obra Toldos. Ha sido el último éxito de un creador que reconoce seguir muchas corrientes y ser admirador de casi todas: “Son tantos los autores a los que admiro que me siento incapaz de elegir. Son maravillosos los paisajes de Cézanne, de Braque o de Francisco Bores; especial la luminosidad de Morandi; el cromatismo de Díaz Caneja; la minuciosidad de Antonio López…”.

Con un maletín de pintura

Miguel Ángel Jiménez, tercer premio BBVA 2017, comparte con sus compañeros premiados haber elegido una de las carreras más vocacionales que existen. Estudió Bellas Artes en la Universidad de Salamanca y ha sido profesor de Dibujo desde 1992. En su bagaje profesional también hay un buen puñado de reconocimientos; de hecho, cuenta con unos diez premios de pintura en concursos nacionales y su obra se ha exhibido en varios ayuntamientos y centros culturales de España.

Y ¡cómo no!, también Jiménez sintió desde muy pequeño la inquietud por dibujar, aunque fue en la adolescencia cuando recibió el empujón decisivo: “Me regalaron un maletín de pintura al óleo y comencé de forma autodidacta a pintar, primero leyendo libros y, más tarde, recibiendo clases”. A lo largo de los años ha conseguido adquirir un estilo tan propio como original con sus conocidas tazas de café, el motivo central en muchos de sus cuadros.

Precisamente, han sido dos tazas de café las protagonistas principales de su cuadro Aire, con el que ha obtenido el reconocimiento del jurado: “Lo que he pretendido es expresar con objetos sencillos una situación vivida, un momento compartido entre dos personas; porque un café significa amistad, respeto, diálogo y escucha. Es uno de esos momentos mágicos entre dos personas y yo he intentado captarlo”.

Fotografías
Árbol de Madrid, de Andrés Castellano García

Primer premio: Árbol de Madrid
Al fondo, a lo lejos, se ve la ciudad, muy grande y muy pequeña a la vez. En un primer plano un árbol grande y sin hojas nos traslada a un ambiente gris de luz apagada, sosegado y gris; pero el hiperrealismo de Andrés Castellanos va más allá de la simple descripción del paisaje

Toldos, (El micalet) de Javier Aoiz

Segundo premio: Toldos, (El micalet)
La ciudad de Valencia con la torre de su catedral en el centro. Aoiz capta la luz del Mediterráneo y, con ella, los recuerdos de las vacaciones, del descanso, de la alegría de un tiempo feliz

Aire de Miguel Ángel Jiménez

Tercer premio: Aire
Dos personas que ya no están pero de las que ha quedado su esencia: el instante en el que compartieron un café, un momento de conversación, de amabilidad, de escucha

XHTML Válido. Acceso al validador on-line. Ventana nueva AA CSS válido