REVISTA MUFACE. Nº 242. OCTUBRE-DICIEMBRE 2017
Se encuentra en: En Portada/ España, patrimonio de la humanidad
En Portada
Tercer país en número de bienes inscritos por la UNESCO

España, patrimonio de la humanidad

La Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural fue adoptada por la conferencia general de la UNESCO en 1972. Diez años después, España se acogió a este tratado. Y fue en 1984 cuando se incorporaron los primeros cinco bienes culturales situados en nuestro país: la Alhambra y el Generalife en Granada, la catedral de Burgos, la mezquita de Córdoba…, hasta ser actualmente el tercer país con mayor número de bienes declarados Patrimonio de la Humanidad en el mundo, 46, por detrás de Italia y China.

MIGUEL NÚÑEZ BELLO
España, patrimonio de la humanidad

Úbeda y Baeza han sido las últimas ciudades españolas reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO. La influencia del Renacimiento, la cultura del aceite de oliva, su omnipresente sierra azul enmarcada en un paisaje de olivares… Un recorrido tan sugerente como merecedor de pertenecer también al selecto grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España. Las ciudades de La Loma, de las que escribió en 1923 el arquitecto y académico Juan Moya Idígoras: “Cuyo glorioso pasado las pone al parigual con las más esclarecidas de Andalucía, y que por su monumentalidad dentro del estilo del Renacimiento, pueden parangonarse con las mejor dotadas en España en obras de arte”, sirven de ejemplo para explicar el valor monumental y patrimonial de nuestro país. El pasado 14 de noviembre, en el marco de la 21ª reunión de la Asamblea General de la Convención de Patrimonio Mundial que se celebró en París, nuestro país fue elegido como nuevo miembro del Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO con 157 votos a favor de los 170 países participantes. Este órgano es el responsable de la aplicación de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural. De esta forma, España asume el compromiso de “trabajar para dar una mayor representatividad a bienes y áreas geográficas, examinar el estado de conservación de los sitios inscritos en la lista de Patrimonio Mundial o tomar la decisión de inscribir o no nuevos bienes candidatos”.

¿Qué ha hecho a España ser un referente en Patrimonio de la Humanidad, material e inmaterial? Libertad Troitiño, doctora en Geografía y miembro del grupo de investigación Turismo, Patrimonio y Desarrollo, responde que “fundamentalmente, la heterogeneidad y riqueza de los lugares, paisajes, monumentos, costumbres, festividades, etc., existentes en nuestro territorio. Es esta excepcionalidad y singularidad lo que ha derivado en su reconocimiento final, ya que responden a alguno de los diez criterios de selección establecidos por la Convención de Patrimonio Mundial de la UNESCO”.

Ningún otro país puede ofrecer tantas huellas de civilizaciones distintas ni tantos ejemplos capitales de patrimonio como España. Lo explica María Isabel Ambrosio, presidenta del grupo de ciudades Patrimonio y alcaldesa de Córdoba: “Hemos sido el país donde más y mejor han convivido culturas diferentes como la cristiana, la judía y la musulmana, el único que ha ostentado la capitalidad de un califato en Europa y la génesis del encuentro con América”.

Es indudable el valor pretérito, presente, estético o evocador de nuestra cultura. Una riqueza que supera lo tangible para destacar “por un lado, nuestra rica herencia cultural y natural (España es el país de mayor biodiversidad y mayor número de espacios naturales protegidos en Europa), así como nuestra larga tradición en la conservación de los bienes. No hay que olvidar que acabamos de celebrar los centenarios de la creación de la dirección de Bellas Artes y de los parques nacionales. Esta amplia experiencia en gestión la hemos “exportado”, generando programas de cooperación de la AECID en esta materia que cuentan con 30 años de rodaje”, añade María Teresa Lizaranzu Perinat, embajadora delegada permanente de España en la UNESCO, sobre el protagonismo de España en el vínculo entre naciones y sociedades que promulga este organismo.

Ciudades Patrimonio

La lista del Patrimonio Mundial incluye en la actualidad un total de 1.052 bienes situados en 165 países y distribuidos en 204 ciudades, entre ellas 15 españolas. “Las mejores embajadoras de este país”, así las definió su S. M. el rey Felipe VI, son Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza/Eivissa, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de la Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda. Todas ellas están entrelazadas por su arquitectura, historia y cultura en el grupo de ciudades Patrimonio de la Humanidad que preside María Isabel Ambrosio, alcaldesa de Córdoba. “A todas nos diferencia la enorme variedad que afortunadamente atesora nuestro país en cuanto a patrimonio”, resalta para apreciar con orgullo, “desde la impresionante presencia romana que se puede encontrar en Mérida, Tarragona o Córdoba, al origen del urbanismo iberoamericano en San Cristóbal de La Laguna, la huella más espectacular de la arquitectura religiosa musulmana en la Mezquita, o el Renacimiento más exquisito de Salamanca, Úbeda y Baeza”. La singularidad de cada uno de estos lugares es la que finalmente se asienta en el recuerdo del visitante, entiende Troitiño, quien añade un componente turístico: “Nuestro país cuenta con un rico y diversificado patrimonio cultural cuya lectura, conservación y utilización turística requiere de una visión innovadora, dinámica e integradora, que afronte los desafíos culturales, económicos, medioambientales y funcionales que el uso responsable del patrimonio cultural plantea.”

Las expectativas que el turismo y la cultura despiertan son muchas; sin embargo, “hay que ser conscientes, por un lado, de que no todo el patrimonio tiene dimensión turística y, por otro, que la dinamización a partir del turismo y de los equipamientos o infraestructuras culturales también tiene límites importantes. El éxito de un destino turístico patrimonial depende tanto de la capacidad para coordinar políticas sectoriales como de la formulación explícita de políticas turísticas”, aporta Troitiño.

Nueva candidatura

La ciudad califal de Medina Azahara (Córdoba) “aporta un testimonio excepcional de la civilización islámica andalusí constituyendo un ejemplo único de una época floreciente desaparecida hace más de un milenio…”. Su candidatura a formar parte de la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO es la única propuesta española para este año. En septiembre recibió la visita de un evaluador del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos por sus siglas en inglés), organismo asesor del Comité del Patrimonio Mundial, que atendió la propuesta de inscripción que realizó previamente el Ministerio de Cultura del Gobierno de España a la UNESCO. El informe de los expertos desplazados a Medina Azahara se dará a conocer durante la sesión del Comité de Patrimonio Mundial que se reunirá en julio de 2018.

Siempre se ha dicho que “Un Patrimonio de la Humanidad tiene que ser de valor excepcional y universal para toda la humanidad y no solamente para un país”. ¿Merecería España tener más lugares declarados Patrimonio de la Humanidad e Inmaterial? “Para ello trabajan nuestros expertos con el apoyo de todas las administraciones”, responde Perinat, quien añade que “para 2018 las Tamboradas serán examinadas en el Comité de Patrimonio Inmaterial junto a la candidatura con otros países de la piedra en seco. Es el cumplimiento de los requisitos de las convenciones y las directrices lo que avala nuestras candidaturas”.

Fotografías
España, patrimonio de la humanidad 01

Hemos sido el país donde más y mejor han convivido culturas diferentes, el único que ha ostentado la capitalidad de un califato en Europa y la génesis del encuentro con América

Tipos de bienes y criterios

España, patrimonio de la humanidad 02

La Convención del Patrimonio Mundial reconoce tres tipos de bienes:

Culturales: monumentos, conjuntos o lugares que posean un valor excepcional desde el punto de vista de la historia, el arte, la ciencia, la antropología o la etnología.

Naturales: monumentos naturales, formaciones geológicas o lugares naturales que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético, científico, de la conservación o de la belleza natural.

Mixtos: aquellos que poseen elementos culturales y naturales de valor universal excepcional.

En España, para incluir un bien en la lista de Patrimonio Mundial cada Comunidad Autónoma selecciona los bienes de su región susceptibles de ser declarados Patrimonio Mundial, que serán valorados por representantes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y miembros de las áreas de Patrimonio de todas las comunidades autónomas. Más tarde, será el Consejo de Patrimonio Histórico el que recibirá el informe técnico y decidirá su aprobación a la Lista Indicativa Española. Finalmente, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte dará traslado de la misma al centro de Patrimonio Mundial que lo elevará al Comité de Patrimonio Mundial para su aprobación final.

El éxito de un destino turístico patrimonial depende tanto de la capacidad para coordinar políticas sectoriales como de la formulación explícita de políticas turísticas

España, patrimonio de la humanidad 03
España, patrimonio de la humanidad 04
XHTML Válido. Acceso al validador on-line. Ventana nueva AA CSS válido