Inicio En Portada Entrevista Tribuna Pública Área Función Pública
Área Educación Área MUFACE Área Actualidad Área Mayores Área Salud Cultura
 
 
Se encuentra en: Actualidad / Entrevista a Fernando Simón
Área Actualidad

Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias

 

“La gestión de una alerta no sería posible si no contáramos con un excelente grupo de profesionales vocacionales”

 
A.C.
 

Ustedes son el principal centro de referencia ante una alerta sanitaria, un proceso en el que intervienen muchos otros actores. ¿Cuál es su papel?
Tenemos la función de coordinar el desarrollo de planes genéricos y específicos de preparación y respuesta ante amenazas para la salud de la población, y también los planes de contingencia del Ministerio de Sanidad ante crisis y emergencias.

¿Trabajan también para las organizaciones europeas y para el resto del mundo?
Con la adopción del nuevo Reglamento Sanitario Internacional en la Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2005 (RSI-2005), el CCAES pasó a ser el Centro de Enlace Nacional con la oficina del RSI-2005 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y asumió las funciones de punto focal del Sistema de Alerta Precoz y Respuesta Sanitaria de la Unión Europea, funciones que nos convertían en el nudo de coordinación para la respuesta ante riesgos y emergencias sanitarias de interés internacional.

¿Cómo han ido evolucionando desde entonces las responsabilidades del centro?
En 2012, en desarrollo del artículo 13 de la Ley General de Salud Pública, se creó la Ponencia de Alertas de Salud Pública y Planes de Preparación y Respuesta de la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial con el objetivo de crear un Sistema Nacional de Alerta Precoz y Respuesta Rápida y darle seguimiento. El CCAES es el coordinador de esta ponencia. Además, desde este organismo se aglutinan los sistemas de alerta de otros departamentos de la Administración.

Desde su creación, ¿qué alertas importantes han tenido que gestionarse en nuestro país?
El CCAES inició su andadura en 2004, durante la alerta internacional por la gripe aviar A (H5N1). Desde entonces ha participado en la gestión de un promedio de 40 alertas nacionales e internacionales cada año, asociadas a diferentes tipos, infecciosos y no infecciosos, y diferentes niveles de riesgo para la salud pública de la población española. Destacaría, por ejemplo, la emergencia y re-emergencia de enfermedades vectoriales como la fiebre del Nilo Occidental, el chikungunya o la transmisión de malaria, múltiples brotes epidémicos de ámbito nacional e internacional asociados al consumo de alimentos comerciales de amplia distribución, situaciones de riesgo asociadas a factores ambientales, como las olas de calor y riesgos no infecciosos de origen humano, como la emergencia nuclear de Fukushima. Sin embargo, la situación de mayor impacto fue la declaración de alerta pandémica por gripe A (H1N1) por parte de la OMS en 2009, que todos recordamos.

Pero ustedes no trabajan aisladamente…
De puertas hacia dentro, es decir, a nivel nacional, por el peso que tienen las enfermedades infecciosas en las alertas que se gestionan desde este centro y por el peso que han tenido estas enfermedades en la salud pública hasta la fecha, la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE) es un colaborador imprescindible y fundamental del CCAES. Esta red tiene como actores principales al Instituto de Salud Carlos III y en particular a los centros nacionales de Epidemiología y Microbiología y a los servicios de Vigilancia Epidemiológica y Salud Pública de las comunidades autónomas. Además, trabajamos con la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, la Red de Laboratorios de Alerta Biológica y otras redes dependientes de administraciones no estrictamente del ámbito sanitario como el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente o el Consejo de Seguridad Nuclear.

¿Cuáles son los pasos a dar ante una alerta sanitaria?
Es difícil describir un mecanismo único de actuación ante alertas y emergencias, porque se dan situaciones muy diversas en cada proceso y los actores pueden variar. A pesar de todo, hay unas fases comunes que siempre se cumplen. Para empezar, la fase de detección de eventos que pueden constituir un riesgo y que realizan las diferentes redes de vigilancia. Esas redes nos informan y nosotros, a su vez, realizamos las funciones de búsqueda y valoración sobre fuentes digamos “informales”. Lo más importante es evaluar el riesgo, el impacto potencial que el caso pueda tener en la salud de la población. Las evaluaciones de riesgo se pueden efectuar de forma rápida y urgente ante la detección de nuevos riesgos o de manera “formal” ante riesgos conocidos e identificados con anterioridad.

Hábleme del proceso de gestión. ¿Cómo se procede?
Con protocolos de respuesta específicos y consensuados. Si se trata de riesgos no identificados, de situaciones no previstas, se requiere una actuación coordinada de las diferentes estructuras y administraciones implicadas. En este último caso, el Sistema de Alerta Precoz y Respuesta Rápida y la Ponencia de Alertas de Salud Pública y Planes de Preparación y Respuesta tienen un papel fundamental desde el punto de vista técnico. La Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud actúa en la toma de decisiones y gestión de recursos.

¿Cuál es el papel de los funcionarios anónimos que gestionan todo un proceso administrativo imprescindible para que el resultado sea el mejor?
A medida que en una sociedad aumenta el nivel de salud, normalmente asociado a un incremento del nivel socio-económico, técnico y tecnológico, va aumentando la exigencia de unos servicios de salud pública capaces de dar una respuesta adecuada ante alertas y emergencias sanitarias, que además garanticen la ausencia de riesgos cuando no se detecta ninguno. Ante esta exigencia social, se desarrollan redes de vigilancia de la salud pública, entendida en un sentido amplio, que cumplen con estas funciones de detección y garantía de ausencia de riesgo. Las redes de vigilancia requieren estructuras estables que garanticen la continuidad y calidad del trabajo a realizar e incluyen a numerosos profesionales de todos los niveles y de diferentes sectores, con una gran vocación de servicio público, sin quienes la detección y gestión de alertas sanitarias sería imposible.

 
Subapartados

1. El BOE del siglo XXI
2. Entrevista a Manuel Tuero, director general del Boletín Oficial del Estado
3. Alertas sanitarias
4. Entrevista a Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias

 
 
 
Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias
Miniaturas Fernando Simón, director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias Parador trujilloParador trujilloParador trujillo Parador trujillo
 

 

 
Las evaluaciones de riesgo se pueden efectuar de forma rápida y urgente

 

 
Los representantes políticos, más que nunca, debemos estrechar eso que se llama el 'contacto con la calle', ser especialmente sensibles con la realidad social

 

 

 
 

 
     

       
Logotipo Ministerio de Política Territorial y Administración Pública AVISO LEGAL I ACCESIBILIDAD I MAPA DE WEB I EQUIPO DE REDACCIÓN
© Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado. Pº de Juan XXIII, 26 - 28040 Madrid.