MUFACE 221
Inicio En Portada Tribuna Pública Área Función Pública Área Educación
Área MUFACE Área Mayores Área Actualidad Área Salud Entrevista Cultura
 
 
Se encuentra en: Cultura / Los Pilares de la Ciencia
Producción Pública

José Manuel Sánchez Ron y Miguel Artola

Los pilares de la ciencia

Miguel Artola cumplirá los 90 el año que viene y, dentro de dos, José Manuel Sánchez Ron alcanzará la que, de momento, es la edad oficial de la jubilación. Los dos son veteranos y prestigiosos historiadores, Sánchez Ron, de la ciencia, después de haber enseñado Física Teórica durante años. Tras una vieja amistad y alguna colaboración anterior, han unido sus fuerzas para contar una historia más temática que cronológica de la ciencia, apropiadamente titulada Los pilares de la ciencia (Espasa).

 
ÁNGEL VIVAS
 

Seguro que el título del libro lo puso la editorial...
José Manuel Sánchez Ron (JMSR): No, lo puse yo.
Miguel Artola (MA): Él lo propuso y yo lo decidí.
JMSR: Recuerda a Los pilares de la tierra y a Los siete pilares de la sabiduría de T. E. Lawrence, pero es que el libro trata de los pilares sobre los que se construye la ciencia.

Las noticias que generan el bosón de Higgs, los descubrimientos sobre el ADN o el Curiosity rodando sobre Marte parecen indicar que la ciencia despierta verdadero interés.
JMSR: ¿Has mirado los planes de estudio? La ciencia tiene cada vez más importancia, cualquiera ve su valor económico y social; si tenemos esperanzas de una vejez mejor y de tener energías más limpias, es por la ciencia. Pero su presencia en los estudios y en la cultura no es dominante. Lo importante es el bachillerato.
MA: La gente está muy interesada en la ciencia. La prueba es la cantidad de libros de divulgación que hay.

Lo de la divulgación no le gusta que se lo apliquen a Sánchez Ron.
JMSR: No me interesa demasiado. Me gustan las cosas que implican la divulgación, pero que van más allá.

Este libro va más allá, desde luego. Y es un libro necesario.
MA: Era necesario hace mucho. Nosotros ofrecemos otro modelo de solución a la historia de la ciencia. El problema es qué es lo que hay que enseñar para que la gente se haga una idea. Nosotros explicamos los grandes problemas a los que se han enfrentado los científicos a lo largo de la historia. Hay una secuencia cronológica que se rompe por momentos. Hay siglos enteros sintetizados en un capítulo. Del calor, por ejemplo, pasamos a la termodinámica: todo es calor. El calor es una sensación que se tiene y también una propiedad de los cuerpos, y además ejerce funciones necesarias para la vida. Y en un momento determinado se inventa el termómetro. Es una secuencia que se enriquece con el tiempo. Si el lector entiende cuál es el problema y cuál es el proceso, comprenderá la termodinámica y lo que sea. La historia debe ser más temática que cronológica.

Ése era el criterio de un libro anterior, una Historia de Europa dirigida por Miguel Artola, en la que también participó Sánchez Ron. Me preguntaba si este libro salió de algún modo de aquél.
JMSR: No sale de la necesidad de completar aquél, y nuestra amistad es más antigua que ese libro. Pero Artola me dijo que no hacemos bien los libros de historia de la ciencia, y le respondí que estaba dispuesto a hacerlo con él.

A primera vista, uno diría que es un libro más de Sánchez Ron que de Miguel Artola.
MA: Yo tengo un interés antiguo por la ciencia. En los sesenta tuve que dar un curso y escribir un libro de historia universal. Y decidí que tenía que contar lo importante, los grandes temas: la Reforma, etc. Condensé todo en 13 temas y me cargué la historia política, las guerras..., lo más conocido. Y uno de esos 13 temas era la revolución científica. Fue la primera manifestación de mis vicios ocultos.
JMSR: Artola es el principal responsable de la estructura del libro. E igual que en sus intereses históricos ha entrado la ciencia, yo veo que no suele entrar la ciencia en los libros de historia, y es imposible entender la historia de la humanidad prescindiendo de la ciencia. Para mí ha sido un privilegio unir fuerzas con él. Los dos nos hemos beneficiado. Yo, sin ninguna duda. Él es el ideólogo, yo me he ocupado sobre todo de la sustancia histórica. Pero tanto la estructura como la sustancia fueron discutidas por los dos y, en ocasiones, cambiadas.
MA: Es que yo soy galileano y él, newtoniano, pero el texto final fue revisado por los dos.
JMSR: Yo soy newtoniano y también darwiniano. Newton, Darwin y Einstein son los tres grandes científicos de la historia. Ha sido un proceso a veces doloroso y que ha requerido un gran esfuerzo. Al principio, ninguno de los dos sabíamos acerca de todo lo que contiene el libro.

La importancia de la ciencia está fuera de discusión, pero también su dificultad, sobre todo la de la ciencia más reciente.
JMSR: Sí, eso no hay manera de evitarlo, pero nos hemos esforzado. Para mí ha sido una garantía colaborar con un historiador que, a veces, me decía: “Esto no se entiende”. Todo tenía que entenderse.

Recientemente, ha saltado a la prensa algún caso de fraude científico. Además, están los errores de lo que Irving Langmuir llamó “ciencia patológica”.
MA: Pero eso no es ciencia: La ciencia tiene una verificación por medio del experimento.
JMSR: En la ciencia se han identificado menos tramposos que en la política o en la economía. Siempre está la corroboración de unos resultados y de cómo éstos se articulan en un contexto más amplio. En ciencia hay filtros más exigentes que en otras disciplinas.

Sánchez Ron decía en su Diccionario de la ciencia que, en ella, lo sagrado no es el contenido, sino los procedimientos.
JMSR: Me pregunto si hoy lo mantendría. Los procedimientos son muy amplios, y lo que los altera es la fiabilidad de los contenidos. La ciencia no puede llegar a su nivel sin observación, pero lo que le da estatus son los contenidos.

Subapartados

1. Los Pilares de la Ciencia
2. La Noche de la Ciencia
3. Libros
4. Agenda

 
 
José Manuel Sánchez Ron y Miguel Artola
Miniaturas José Manuel Sánchez Ron y Miguel Artola
 
Sánchez Ron: “Si tenemos esperanzas de una vejez mejor y de tener energías más limpias, es por la ciencia”

 

 
Miguel Artola: “El problema es qué es lo que hay que enseñar para que la gente se haga una idea”

 

 

“Enfrentados con las teorías de cuerdas, es razonable preguntarse si al avanzar en la exploración de la estructura de la materia no habremos alcanzado ya niveles en los que la materialidad –esto es, la materia– se desvanece transformándose en otra cosa diferente. Y ¿en qué otra cosa? Pues si estamos hablando de partículas que se manifiestan como vibraciones de cuerdas, ¿no será esa otra cosa una estructura matemática? Una vibración es, al fin y al cabo, la oscilación de algo material, pero en cuanto a estructura permanente tiene probablemente más de ente matemático que de ente material… La teoría de cuerdas, en resumen, resucita viejos problemas. Problemas como qué es realmente el espacio, así como la relación entre la física y la matemática”.

Los pilares de la ciencia, pp. 699-700
 
 
 

 
     

       
Logotipo Ministerio de Política Territorial y Administración Pública AVISO LEGAL I ACCESIBILIDAD I MAPA DE WEB I EQUIPO DE REDACCIÓN
© Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado. Pº de Juan XXIII, 26 - 28040 Madrid.